Una mezcla entre exótica y saludable. El litchi.

El litchi también es conocido como la ciruela china y es originaria del sur de este país asiático. Poco a poco se va haciendo un lugar en nuestra dieta, añadiendo un toque exótico a nuestros platos.

Suele comerse crudo, aunque también se puede encontrar conservado en almíbar y tiene un sabor agridulce y refrescante.

Posee un alto contenido en hidratos de carbono y agua, mientras que es pobre en grasas y proteínas, convirtiéndose en un alimento ideal para dietas para mantener la forma debido a su bajo aporte calórico.

Las semillas del litchi tienen acción analgésica, y las flores son utilizadas para calmar los dolores de garganta.

También puede actuar como antiinflamatorio y se recomienda para los dolores de estómago o muelas, al igual que en caso de hemorragias externas. También es útil en caso de hernias o incluso como remedio para eliminar la tos.

Tiene un alto contenido en ácido fólico que convierte al litchi en una recomendación para el crecimiento, embarazo o lactancia.

Es rico en vitamina C, favoreciendo la absorción de hierro y mejorando la resistencia a infecciones.

Se puede utilizar en ensaladas de frutas, zumos, batidos, pasteles, helados y macedonias, aunque es frecuente utilizarlo en platos salados, combinando a la perfección con arroz o algunas carnes y pescados.

Aunque tiene muchos beneficios, es aconsejable limitar el consumo de litchi en caso de diabetes o insuficiencia renal.

Related Post

  • Ya sé lo que me voy a pedir de postre la proxima vez que vaya a cenar al chino!

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , , , , ,