Una vida sana puede alargar los telómeros.

dieta-sana

Los telómeros son las partes de los cromosomas que afectan el envejecimiento. En principio, unos telómeros largos implican una vida más prolongada. Un estudio piloto llevadoa  cabo en la Universidad de California en San Francisco y el Instituto de Investigación de Medicina Preventiva (ambos en EE UU), demuestra que los cambios hacia un estilo de vida más sano, pueden dar lugar a telómeros más largos.

El estudio ha sido publicado en la edición digital de The Lancet. En él, los autores afirman que esperan que los resultados inspiren ensayos más amplios para probar la validez de sus hallazgos, donde se depende que la dieta, el ejercicio, la gestión del estrés y el apoyo social, pueden alargar los telómeros.

Hay gente que considera que si se tienen “malos genes”, no hay nada que se pueda hacer al respecto. Pero lo cierto es que ni nuestros genes, ni nuestros telómeros marcan necesariamente nuestro destino.

De este estudio, precisamente, se desprende que los telómeros pueden prolongarse en la medida en que la gente cambie su estilo de vida. La investigación indica que los telómeros más largos se asocian con menos enfermedades y una vida más larga.

Los telómeros son las tapas protectoras en los extremos de los cromosomas que afectan a la rapidez con que las células envejecen. Son combinaciones de ADN y proteínas cuya misión es proteger los extremos de los cromosomas y ayudar a mantenerse estables. Así, a medida que se hacen más cortos y a medida que su integridad estructural se debilita, las células envejecen y mueren más rápido.

En los últimos años, los telómeros más cortos han sido asociados con una amplia gama de enfermedades que estaban relacionadas con el envejecimiento, entre las que se incluyen muchas formas de cáncer, demencia, accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardiovasculares, obesidad, osteoporosis y diabetes.

Una investigación de cinco años

Durante cinco años, los investigadores siguieron a 35 hombres con cáncer de próstata localizado, en fase inicial, para explorar la relación entre los cambios integrales del estilo de vida y la longitud del telómero, así como la actividad de la telomerasa.

Todos los sujetos del estudio estaban bajo vigilancia activa, que consiste en seguir de cerca la patología de un paciente a través de la detección y la biopsia.

De estos pacientes, diez llevaron a cabo cambios de estilo de vida que incluyeron una dieta basada en vegetales, rica en frutas, verdura y cereales no refinados y baja en grasa y carbohidratos refinados, ejercicio moderado como caminar 30 minutos al día, seis días a la semana, reducción del estrés con práctica de yoga suave basado en estiramientos, respiración y meditación, además de participar en un grupo de apoyo semanal.

Se les comparó con otros 25 participantes del estudio que no modificaron sus hábitos de vida.

En el grupo que realizó los cambios hacia una vida más sana, experimentó un aumento significativo en la longitud de los telómeros de alrededor de un 10%.

Además, cuantas más personas modificaron su comportamiento mediante la adhesión al programa de estilo de vida saludable, más importante fue la mejora de lalongitud de los telómeros, según los científicos que llevaron a cabo el estudio.

Por el contrario, los hombres en el grupo de control tenían una longitud en los telómeros más corta de casi un 3% al final del estudio de cinco años, ya que, por norma general, la longitud de los telómeros disminuye con el tiempo.

Los investigadores determinan que los resultados pueden no estar limitados a los hombres con cáncer de próstata y es probable que sean relevantes para la población general.

Related Post

Publicado en Alimentación, Salud Etiquetas: , , , ,