Los espárragos. Pocas calorías y mucho sabor.

esparragos

Los espárragos son unos alimentos pertenecientes a la misma familia que la cebolla, el puerro o el ajo y que, aunque ligeros, pueden ser muy nutritivos y sabrosos.

Tanto los espárragos trigueros como los blancos son una interesante fuente de hierro, ácido fólico y vitamina A, elementos muy importantes durante el embarazo. El ácido fólico además, previene malformaciones en el feto y ayuda a reducir el riesgo de parto prematuro.

En caso de estrés, reflujo de ácido gástrico, nauseas, indigestión o palpitaciones, son recomendados también.

Los espárragos estimulan la actividad mental a la vez que favorecen la vitalidad, siendo por tanto aconsejables en caso de fatiga crónica, hígado delicado o astenia.

Son unos entrantes ideales para dietas de adelgazamiento tanto al horno, a la plancha o al vapor.

Además, si cocemos los espárragos, el agua donde lo hagamos adquirirá un sabor delicioso y actúa como un excelente depurativo natural. Puedes aprovecharla para hacer un guiso, un caldo o preparar un arroz de verduras.

Como detalle, los espárragos trigueros contienen un alto aporte de clorofila, pigmento al que se atribuyen bondades como prevenir el cáncer, mejorar el olor corporal o desintoxicar el organismo.